Los secretos del Conde Branca

Nadie se imaginó que la alquimia de un creador y visionario como Bernardino Branca iba a llegar a nuestros con tanta popularidad. Fernet Branca cumple 175 años conservando la misma fórmula secreta. Detrás de esta bebida hay además una historia apasionante y una saga que llevó a la Argentina a ser el país con mayor consumo per cápita. Y los inventores del Branca Cola o simplemente “Fernando”.

En 1845, Bernardino Branca, un boticario milanés creó una bebida con propiedades singulares a la que llamó fernet.

Finalizando la primera mitad del Siglo XIX en la ciudad de MilánBernardino Branca, un boticario conocedor de la alquimia obtiene una bebida única a partir de la combinación de hierbas, cortezas, raíces y frutos macerados en alcohol.

Persiguiendo la fórmula de algo que todavía no sabe qué es, pero que intuye revelador: un líquido oscuro capaz de conjurar las propiedades de todas las hierbas del mundo. A su lado se encuentra su colaborador, el doctor Fernet, oriundo de Suiza y es por ello que Bernardino decide unir sus apellidos para bautizar su reciente creación que pronto se volvería popular en toda Italia, aunque como se verá más adelante menos que en la Argentina.

Esta preparación poseía propiedades curativas, en sus inicios fue usada como digestivo y luego su consumo como aperitivo se popularizó en todo el país de origen.

En 1907, Dino Branca asumió la dirección de la empresa y creó Fratelli Branca Destilerías, lo que le permitió conquistar los mercados europeo, y norteamericano, bajo el lema Novare Servando, que expresa el espíritu innovador, abierto a lo nuevo y a las oportunidades, pero al mismo tiempo una fuerte voluntad de conservar y preservar los valores de la tradición.

Sabido es que en Italia, desde la proclamación de la República, los títulos de nobleza dejaron de tener valor, aunque por lo general y por una cuestión de respeto se siguen usando al hablar o mencionar a una persona que lo ostenta.

La empresa continúa siendo un negocio familiar, dirigido desde 1999 por Niccolò Branca, miembro de la quinta generación de dueños de la marca.

La historia dice que con la creciente demanda y la dificultad de aprovisionar el mercado debidamente durante la Segunda Guerra MundialFratelli Branca decidió en 1941 radicarse en nuestro país para producir localmente. Inició sus operaciones en la calle Uspallata, en el barrio de Parque Patricios y en 1982 se mudó a Tortuguitas, provincia de Buenos Aires, donde se construyó la más moderna bodega subterránea de Sudamérica.

Mirra, ruibarbo, manzanilla, cardamomo, orégano y azafrán son algunas de las decenas de hierbas que contiene Fernet Branca. Estas materias primas de altísima calidad provienen de cuatro continentes distintos: América, Europa, Asia y África. ¿Cuántas son en total? ¿Qué otras hierbas forman parte de este proceso? ¿En qué proporción se encuentra cada una de ellas? Nunca lo sabremos. Parte de la magia y el alma de este producto, reside en el cuidado de su fórmula guardada bajo llave. Su secreto se ha mantenido de generación en generación por 175 años.

Estas hierbas, especias y raíces se mezclan primero a través de una infusión caliente y después una infusión fría, para terminar maceradas en alcohol que luego se filtra y reposa durante un año en cubas de roble de Eslovenia.

Solo determinadas personas de altos cargos de Fratelli Branca conocen las medidas exactas de 22 de esos botánicos, mientras que de las restantes solo algunos miembros de la familia Branca guardan el secreto.

La producción argentina, si bien sigue esos estándares de preparación, adquiere impronta propia: el cambio de agua y el alcohol y la utilización de caña de azúcar lo modifican en parte y es por ello que el fernet argentino es único. Resulta interesante probarlo puro y a ciegas en ambas versiones, el italiano y el argentino.

Con la huella del Novare Servando, la tradición supo reinventarse y en la década del ’80, con epicentro en Córdoba, se popularizó la versión del Branca Cola que tanto da que hablar a los propios italianos.

No solo eso, sino que asimismo esta preparación es el único trago argentino en formar parte de lista oficial de cócteles de la Asociación Internacional de Bartenders. En los últimos años, Fernet Branca se viene destacando en la coctelería mundial sumando cada vez más adeptos con preparaciones como el Hanky Panky, Orange Bitter o la reciente incorporación del Branca Smash.

Actualmente, Fernet Branca se distribuye en 160 países, pero solamente se produce en Milán y en Buenos Aires.

Niccolò Branca es quien representa a la empresa y garantiza que los secretos sigan siendo tales. El milagro de 175 años sin que se haya conocido la fórmula del fernet que creó su antepasado junto a un colaborador suizo, se mantiene vigente.

Solo falta agregar que en nuestro país tenemos una fórmula propia y para nada oculta: el 70/30. La misma empresa indicó en un folleto que hay que colocar un 30% de frente, y un 70% de Coca Cola. Más tres hielos. Eso sí, cuando viajamos a Italia pedimos fernet con soda, para que nadie nos mire raro.

 

Share this post

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.